mar. 8, 2018

Gobernanza ambiental del sector minero ¿Pueden los comités participativos de monitoreo ambiental capacitar a los ciudadanos para influir la toma de decisiones?

Por: Daniel Jaramillo

El pasado 25 de enero, en el marco de una serie de webinars realizados por el Foro NBSAP y GOXI sobre Gobernanza Ambiental del Sector Minero, se adelantó una nueva sesión que giró en torno a la capacitación ciudadana de los comités participativos de monitoreo ambiental y como estos puede influir en la toma de decisiones.

La sesión contó con la participación de Alexandra Gil, quien trabaja en la oficina regional de América Latina del PNUD y se ha encargado de apoyar técnicamente y coordinar la investigación sobre Comités de Monitoreo Ambiental Participativo; Flaviano Bianchini, activista sobre temas ambientales y derechos humanos con experiencia en el desarrollo y la implementación de sistemas de monitoreo comunitario para la industria extractiva a nivel mundial; y Bolormaa Purevjav, encargada del Stakeholder’s Engagement for Sustainable Development (SESD) en Mongolia.

El objetivo de este webinar fue permitir a los participantes comprender como trabajan estos comités, su rol, las fortalezas y los desafíos a los que se enfrentan; finalmente se hizo una presentación de un caso de estudio a saber: Mongolia.

Durante la primera presentación, a cargo de Alexandra Gil, se expuso el programa que ha venido desarrollando el Plan de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en esta área. El trabajo adelantado busca dar apoyo a los actores de la industria minera y se enfoca en identificar como los principios de derechos humanos y el estado de derecho se encuentran vinculados dentro de las agencias medioambientales. A partir de casos exitosos sobre el buen manejo a los recursos naturales que han permitido el desarrollo sostenible de algunas sociedades, el PNUD decidió dar apoyo a una estrategia para los países que tienen una vasta riqueza natural que permita lograr avances para sus ciudadanos.

Teniendo en cuenta la importancia que representan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se ha dado prioridad al trabajo desarrollado por los Comités de Monitoreo Ambiental, pues su labor contribuye a cumplir con éxito dichos ODS. El programa ha buscado dar soluciones a las consecuencias de una gestión negativa de la minería. El proyecto surgió de una experiencia realizada en Perú en el año 2016 en la cual los dichos comités sirvieron para prevenir los conflictos entre comunidades y empresas mineras. La idea ha sido estudiar como los comités trabajan en otros países latinoamericanos, verificando los parámetros y el contexto de su conformación, mostrar ejemplos de buenas prácticas en esta materia y compartir políticas que se han basado en acciones y recomendaciones. Finalmente, por cada país participante (Argentina, Bolivia, Ecuador, Perú y Panamá) se llevarán a cabo dos casos estudios; es importante resaltar que existe una posibilidad de que Colombia también se vincule.

La siguiente presentación, la realizó Flaviano Bianchini sobre el monitoreo comunitario, donde se empezó planteando la idea de que la mejor manera de evitar tanto los conflictos sociales que surgen tras la explotación minera, como la reducción de los impactos que genera la misma mina, es por medio del monitoreo comunitario. A través de esta herramienta se puede hacer un seguimiento a varios elementos, no obstante, hay algunos a los que se les hace un mayor seguimiento como es el caso del agua, sobre la cual se pueden monitorear cosas como el pH, la conductividad, la temperatura, el oxígeno y los metales pesados que se pueden encontrar en ella. En el caso de los 4 primeros elementos, el monitoreo puede llevarse a cabo a través de equipos portátiles, sin embargo, para los metales pesados es necesario que las comunidades recojan las muestras y las envíen a un laboratorio que permitirá tener una información más precisa.

Otros dos factores, de acuerdo con Bianchini, a los que se les puede hacer monitoreo son el aire y la salud; en este último caso el seguimiento es posible realizarlo de dos formas. La primera es a partir de muestras de sangre o de cabello; y la segunda se da a través de los registros de aquellos pacientes que ingresan a centros médicos. En este caso, cuando se comienzan a llevar a cabo las operaciones mineras, los encargados de hacer el monitoreo pueden acercarse a los centros de salud e investigar el número de pacientes que ingresan y las causas. Por lo general, tanto las mujeres, como los niños son las personas más afectadas por las actividades mineras. El último tipo de monitoreo es el social y quienes mejor pueden hacerlo son las mismas comunidades ya que son las que viven a diario los efectos de la extracción.

Finalmente, lo más importante para poder llevar a cabo el monitoreo es la buena comunicación y la transparencia. Además, esto permite empoderar a las comunidades, evitar las malas conductas de las compañías, generar acuerdos entre los dos sectores y evitar la corrupción entre otras.

Para terminar la sesión, Eva Gurria del PNUD, realizó la última presentación sobre el caso de Mongolia a nombre de Bolormaa Purevjav. Esta última presentación comenzó describiendo la situación en materia extractiva de Mongolia. Este es un país minero, donde se encuentra oro, carbón, cobre, hierro, zinc, tungsteno y fluorita, entre otros; tiene 1571 licencias de explotación y 1978 licencias de exploración. En términos económicos, la minería representa para el país 86% de las exportaciones, el 18% del PIB y el 71% de la producción industrial.
En el marco del proceso minero, para el país, la participación de las partes interesadas es fundamental ya que esto es una herramienta que permite el buen funcionamiento de los proyectos y su contribución al desarrollo sostenible. De esta manera se dio origen a los comités en los que las partes pueden participar y tienen como objetivo ser un espacio de reunión que permita analizar las problemáticas ambientales y sociales locales y se encuentren alternativas para estas.

Por último, los miembros de los comités han desarrollado planes de acción anuales, en los que se establecen responsabilidades claras. Estos planes han buscado solucionar necesidades inmediatas de la ciudadanía. Para el caso puntual de la subprovincia de Ulziit, acá existen 228 licencias mineras, hay registradas con la autoridad competente 34 empresas y solo una de estas tiene un acuerdo con el gobierno. De acuerdo a esto, recae la importancia de la existencia del comité que está conformado por gobierno, sociedad civil y privados. Los logros que este ha alcanzado son el abordaje de problemáticas relacionadas con la minería artesanal y de pequeña escala, contribuyendo a la obtención de seguridad social.
ago. 31, 2017

Pijao: una apuesta coherente y diferente a la extracción

Por: Crudo Transparente

ago. 15, 2017

Anatomía del desabastecimiento petrolero en Colombia: pasado, presente y futuro

Por: Crudo Transparente

ago. 11, 2017

Foro Minería Bien Hecha para el Desarrollo Regional

Por: CSIR Cesar

jul. 14, 2017

Fracking: ¿una decisión por construir?

Por: Crudo Transparente

jun. 23, 2017

Foro Pagos por Servicios Ambientales y Negocios Verdes

Por: Victor Hugo Trujillo. FUNCEIBAS

jun. 2, 2017

Nueva Consulta Popular: Cumaral, Meta.

Por: Mónica Osorio. Corporación OCASA

may. 24, 2017

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el nuevo participante institucional de la iniciativa EITI Colombia

Por: Laura Bibiana Gaitán López

may. 19, 2017

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el nuevo participante institucional de la iniciativa EITI Colombia

Por: Laura Bibiana Gaitán López. Corporación Transparencia por Colombia

12