mar. 20, 2018

¿Cuál es la historia que queremos contar de la democracia en nuestro país?

Por: Marcela Vega

Los ciudadanos tenemos un gran poder que emana de la historia del país y que está consagrado en la Constitución Política de Colombia. Sí, tenemos derecho a “votar”. Hacemos parte de una nación cuyo régimen es de Democracia participativa, lo que significa que es tenida en cuenta nuestra opinión y en tal sentido, tenemos un papel protagónico en el rumbo del país.

Es por eso que el 2018 es un año coyuntural donde elegiremos no solo a quien presidirá nuestro país, sino también a quienes nos representarán en el Congreso de la República.

Si somos conscientes del gran poder que tenemos, es hora de cuestionarnos y analizar cómo estamos eligiendo, cuáles son los criterios para definir por quién(es) nos vamos, ¿Qué sabemos de sus hojas de vida y de su historia?¿En qué consisten las propuestas de los candidatos? Y bueno, siendo la industria extractiva la principal fuente económica del país, ¿cuáles son los planteamientos de los candidatos en relación con este sector y los procesos de desarrollo asociados a los proyectos minero-energéticos? ...

¿Para qué hacernos estos cuestionamientos? Pues bien, debemos decir que en Colombia se presenta un alto grado de inconformismo con quienes nos representan y esta situación se viene presentando o porque somos indiferentes frente a las decisiones trascendentales del país y decidimos abstenernos de votar o porque elegimos a partir de un irresponsable desconocimiento. De esa forma, nos dejamos llevar por lo que se dice en la calle, lo que quieren decir los medios de comunicación (que suelen tener un sesgo político), o tal vez por un almuerzo, un lote o un trabajo o cualquier otra cosa que intentemos ver como un beneficio.

Quejarse de la corrupción es fácil, pero los ciudadanos cada vez la naturalizamos más y aprendemos a convivir con ella, y en medio de este conflicto culpamos a los políticos de turno, dejando de lado la alta responsabilidad de la ciudadanía en esto. Y entonces, si en Colombia hay algo a lo que llamamos participación ciudadana, ¿por qué nos hacemos de la vista gorda? Desde el momento en el que se tiene el derecho a votar, se está asumiendo esa responsabilidad, y digo desde, porque no termina en el momento en que vamos a las urnas, participar implica también hacer control social.

Por ejemplo, está la ley de Transparencia y Acceso a la información (Ley 1712 de 2014) que tiene por objeto regular el derecho de acceso a la información pública, los procedimientos para el ejercicio y garantía del derecho y las excepciones a la publicidad de información. ¿Pero la ciudadanía sabe de ese derecho?, ¿Las comunidades rurales saben que esto existe?, ¿Cómo pueden usarlo?, en fin, volvemos al desconocimiento, pero existe esta herramienta que permite que podamos conocer de primera mano todo en relación a las obligaciones de las entidades del Estado, con nosotros, los ciudadanos, es nuestro deber usarla para hacer control.

Casanare, departamento caracterizado por ser uno de los mayores productores de hidrocarburos del país, no es ajeno a esta realidad, es sabido que ha contado con recursos importantes producto de la operación de este sector, convirtiéndose en dinamizador del crecimiento económico nacional, llegando a representar más del 50% de la producción nacional de petróleo, entre finales del siglo pasado y comienzos del nuevo (DANE, 2012).

Sin embargo, nos encontramos con un escenario de constantes cuestionamientos frente a qué ha pasado con estos recursos, la gobernabilidad al ser permeada por la corrupción, ha generado inestabilidad en la administración departamental y municipal. Desde 1992 Casanare ha tenido 12 gobernadores y en los últimos dos años, Yopal, su capital, ha tenido cuatro alcaldes, y sin duda, el tema del conflicto por el manejo de los recursos naturales que se presenta actualmente en el departamento es quizá una de las cuestiones a nivel ético y político más complejas.

Las repercusiones de estas dinámicas se ven reflejadas en desempoderamiento de los habitantes frente a la toma de decisiones que afectan el territorio, lo que a su vez genera que prevalezcan los intereses individuales sobre los colectivos. Sin duda se requiere del fortalecimiento de las capacidades comunitarias para hacer control a los recursos e incidir en la planeación de su destino; para que esto sea posible, evidentemente, tiene que confluir la voluntad política de todos los actores presentes en el territorio.

Volviendo al poder que tenemos como ciudadanos, en un año de toma de decisiones trascendentales de nuestro país, debemos asumir nuestra responsabilidad, informarnos, conocer el territorio y su historia, conocer los candidatos a liderar nuestro país, votar y hacer control social. Es la mejor forma para una gobernanza y una Democracia fuerte. Así las cosas, si tenemos ese poder, entonces ¿cuál es la historia que queremos contar?
ago. 31, 2017

Pijao: una apuesta coherente y diferente a la extracción

Por: Crudo Transparente

ago. 15, 2017

Anatomía del desabastecimiento petrolero en Colombia: pasado, presente y futuro

Por: Crudo Transparente

ago. 11, 2017

Foro Minería Bien Hecha para el Desarrollo Regional

Por: CSIR Cesar

jul. 14, 2017

Fracking: ¿una decisión por construir?

Por: Crudo Transparente

jun. 23, 2017

Foro Pagos por Servicios Ambientales y Negocios Verdes

Por: Victor Hugo Trujillo. FUNCEIBAS

jun. 2, 2017

Nueva Consulta Popular: Cumaral, Meta.

Por: Mónica Osorio. Corporación OCASA

may. 24, 2017

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el nuevo participante institucional de la iniciativa EITI Colombia

Por: Laura Bibiana Gaitán López

may. 19, 2017

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el nuevo participante institucional de la iniciativa EITI Colombia

Por: Laura Bibiana Gaitán López. Corporación Transparencia por Colombia

12